domingo, 14 de agosto de 2016

La "crisis de los chicos"



por Robert Whitley 
Profesor asistente en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad McGill, e investigador del Instituto Douglas.
Traducción del artículo La «crise des garçons» aparecido en Le Huffington Post Quebeca cargo de Jorge Chávez Reyes

El 12 de agosto pasado se celebró el Día Internacional de la Juventud. Este es un momento oportuno para reflexionar sobre el bienestar de los jóvenes. El bienestar de los niños y jóvenes es una preocupación importante para los defensores de la juventud. De hecho, muchos concluyen que estamos en medio de una "crisis de los chicos", que se manifiesta en diversos campos.

Una de ellas es la de la educación. Los hombres jóvenes representan sólo el 40% de los graduados universitarios. Además, la tasa de abandono  de la escuela secundaria por parte de de los hombres es casi dos veces mayor que la de las mujeres. Casi un canadiense en cinco no termina la escuela secundaria. Entre los quebequenses francófonos, esta tasa se eleva de manera alarmante a  un hombre de de cada tres.

Según la autora Christina Hoff Sommers (1) la tasa de abandono es entre otros el resultado de una "guerra contra los chicos." Ella dice que el tiempo dedicado a actividades tradicionalmente masculinas, como la educación física, el deporte, la carpintería y la recreación, se ha reducido considerablemente en las escuelas. Se argumenta que esta actividad reducida impide a los niños dejar salir el vapor y gastar su energía, llevándolos a estar enojados y agitados en el aula.

Estas tasas de abandono son de especial preocupación, dado que ahora vivimos en una economía de servicios. Esto contrasta con el momento en el que los jóvenes podían fácilmente encontrar una profesión honorable y bien remunerado en las fabricas y como mano de obra.

Por lo tanto, un número creciente de hombres jóvenes conocen el "fenómeno Tanguy", es decir la imposibilidad de  proyectarse en una vida independiente. Casi el 50% de los canadienses en sus veinte años todavía viven con sus padres, en su mayoría desempleados o subempleados.

Otra área de preocupación es la familia. Alrededor del 40% de los matrimonios canadienses termina en divorcio y las familias monoparentales representan en la actualidad alrededor del 20% de los hogares. Esto significa que una proporción significativa de los chicos canadienses son criados sin padre, con consecuencias adversas para los chicos afectados y para la sociedad en su conjunto.

Todas las estadísticas muestran que los chicos que crecen en familias sin padre son mucho más propensos a tener repercusiones negativas. Estos impactos incluyen tasas más altas de problemas de conducta, deserción escolar, encarcelamiento, abuso de sustancias y suicidio.

Por desgracia, el derecho de familia no está configurado para asegurar que los chicos pasen el tiempo necesario con su padre. De hecho, los sucesivos gobiernos han ignorado las peticiones de reforma del derecho de familia, negándose a aplicar el modelo de "custodia compartida", donde los chicos dividen su tiempo a partes iguales entre cada padre.

Una última área de preocupación es la salud mental de los chicos pequeños. Los hombres son tres veces más propensos que las mujeres a ser diagnosticados con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Esta tasa casi se ha duplicado entre los niños en edad escolar en las últimas décadas. En consecuencia, un número cada vez mayor de los chicos , de niños son medicados con estimulantes como Ritalin.

Algunos investigadores han argumentado que estas altas tasas de diagnósticos de TDAH están directamente relacionadas con los cambios en las estructuras del sistema educativo y la familia. En respuesta a estos cambios, los medicamentos se usan de manera inapropiada para controlar la energía bulliciosa de los chicos, en ausencia de  padres fuertes perseguidos por los tribunales de familia.

Estas teorías son naturalmente controvertidas, pero las estadísticas no mienten.

El Día Internacional de la Juventud pasa desapercibido. Lo mismo puede decirse de la atención prestada a las desigualdades que sufren los hombres durante la infancia y la juventud. Estas desigualdades están rara vez en el radar de la política pública, a pesar de su enorme costo para los varones afectados y para la sociedad en su conjunto.

Reconocer esta realidad es el primer paso hacia el cambio. La conciencia es un comienzo, pero se necesitan medidas concretas para mejorar el bienestar social y la inclusión de los niños y los jóvenes.

La inacción no es una opción.

(1) Christina Marie Hoff Sommers (Petaluma, California, 1950) es una autora y filósofa estadounidense conocida por sus escritos sobre el feminismo en la cultura contemporánea estadounidense. Su trabajo incluye los libros Who Stole Feminism? ("¿Quién robó el feminismo?") y The War Against Boys ("La guerra contra los chicos"), ambos de los cuales critican al feminismo contemporáneo. Ella también presenta el videoblog Factual Feminist ("Feminista basada en los hechos").
Sommers es conocida por sus críticas al feminismo contemporáneo. Acuñó el término "feminista de equidad" para denotar su filosofía, que se contrasta con lo que ella llama "feminismo de género" , argumentando que el pensamiento feminista moderno a menudo contiene una "hostilidad irracional hacia los hombres" y posee una "incapacidad para considerar seriamente la posibilidad que los sexos son iguales pero diferentes".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada